Archivo de la categoría: Inicio

GESEC DESARROLLÓ UN CONVERSATORIO SOBRE LAS ESTRATEGIAS DE LAS UNIVERSIDADES EN CONTEXTO DE PANDEMIA

Ver videoconferencia: (aquí)

En el marco del Ciclo de Conversatorios «Los desafíos de la educación en cárceles en tiempos de excepcionalidad», el GESEC llevó a cabo el segundo encuentro, moderado por la Lic. Victoria Aued, donde se compartieron reflexiones y experiencias sobre las estrategias que se dan las instituciones universitarias en este contexto de pandemia en su trabajo en las cárceles.

Estuvieron presentes Natalia Campos, coordinadora del Programa Universitario La Facultad de Humanidades en Contexto de Encierro (UADER); Marcos Perearnau, director del CUSAM (UNSAM); Tristán Basile, coordinador del Programa de Acompañamiento Universitario en Cárceles (Presidencia, UNLP) y José Orler, Director del Observatorio de Enseñanza del Derecho (UNLP).

Durante el encuentro, Natalia Campos comentó el trabajo que la UADER lleva adelante a través de dos unidades académicas en dos unidades penales (la U1 de varones y la U6 de mujeres de Paraná) en un contexto que denominó de excepcionalidad negociada, ya que «el trabajo de la Universidad en la cárcel es de una negociación permanente y más en este momento».

Destacó la figura del «referente educativo», quienes «en este momento son las mediadoras necesarias con quienes trabajamos para poder llegar a les estudiantes con materiales pedagógicos» y subrayó el impacto que tiene tanto para estudiantes y docentes la no presencialidad: «es muy fuerte porque no se cuenta con conectividad». En ese sentido indicó que se acercó material pedagógico en papel y hay propuestas para trabajar intercambio de cartas y proyecto de radio.

Tristán Basile, por su parte, ponderó el trabajo articulado con las unidades académicas y el rol de los Centros de Estudiantes como espacios potentes para favorecer el derecho a la educación superior en cárceles. Mencionó, asimismo la labor de la Universidad Nacional de La Plata con personas liberadas, quienes a través de cooperativas producen tapabocas que llegan a la cárcel.

Indicó que la intervención de la UNLP «está dispersa por un montón de unidades penitenciarias de la Provincia de Buenos Aires» y destacó: «estamos intentando salvar el segundo cuatrimestre y estamos buscando estrategias desde la UNLP para poder garantizar una conectividad mínima en los Centros de Estudiantes y capitalizar la habilitación de uso de celulares». «La conectividad es un recurso afuera y lo tiene que ser adentro», aseveró.

A su turno, Marcos Perearnau planteó la importancia de la universidad en el contexto carcelario para pensarla «como derecho, como una lucha política y formación de una nueva conciencia» y destacó el rol de les estudiantes para «devenir en sujeto político».

«En este contexto el cuerpo que no está ahi, la falta del cuerpo para poder escuchar, para tomar la temperatura de lo que pasa en la cárcel y poder generar condiciones para dar una clase, es una de las mayores dificultades que tenemos hoy» y detalló la estratega de «trasladar la Universidad a los pabellones, sacamos computadoras, bibliografía, guías de estudio para que estén disponibles en los pabellones».

En tanto, José Orler llamó a la reflexión sobre la importancia de «pensar lo social y la desigualdad que lo constituye», y en términos de pensar la institución carcelaria, remarcó que «la cárcel es el paradigma de la desigualdad», al tiempo que subrayó la necesidad de «situar la problemática carcelaria y de la educación en cárceles en el debate público».

El investigador de la UNLP destacó lo significativo de «acordar estrategias en este ámbito de disputa permanente que significa la educación en contexto de encierro y visibilizarla». Además, puso en valor la dimensión de la salud de las personas encarceladas y demandó la atención de la institución universitaria al respecto.

Como puntos en común les expositores remarcaron la importancia de poder garantizar la conectividad; lo significativo de la presencia de la Universidad en la cárcel; el encuentro con les estudiantes; el trabajo articulado con otras instituciones educativas con presencia en la cárcel y la articulación entre actores universitarios con otros actores del ámbito estatal con implicancia en el tema.

En el tercer conversatorio que llevará adelante GESEC se debatirá sobre el rol de las organizaciones sociales en contexto de encierro en la promoción de derechos y en particular de los derechos educativos en la cárcel con invitades de espacios comunitarios.

GESEC DIO INICIO AL CICLO DE CONVERSATORIOS «DESAFÍOS DE LA EDUCACIÓN EN CÁRCELES EN TIEMPO DE EXCEPCIONALIDAD»

Ver la conferencia: link aquí

Con la presencia de docentes de nivel primario y secundario de educación pública en contexto de encierro, el Grupo de Estudios sobre Educación en Cárceles dio inicio hoy al ciclo de conversatorios “Desafíos de la educación en cárceles en tiempo de excepcionalidad».

En la oportunidad, compartieron sus experiencias, reflexiones y aportes Víctor Hugo Catalano, (Director del CENS 471- U9 y docente en unidades penales 9, 25, 26 y 45 y La Plata); Cecilia Actis, docente en contextos de encierro en distintas escuelas de nivel medio y de estudiantes universitaries por la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales (UNLP); Andrea Graciela Massaroli, coordinadora CENS N° 24 Anexo C.P.F de C.A.B.A (Penal de Devoto) y Susana Canavesi, docente en Escuela 702, Unidad 8 Los Hornos.

El encuentro fue moderado por Francisco Scarfó quien en la apertura indicó que “se están realizado muchos conversatorios sobre cárcel y pandemia que seguimos con mucha atención y participamos también” y agregó que desde GESEC “buscamos conversar sobre este momento de excepción que, tanto afuera como adentro de la cárcel, el aula desaparece y nos preguntamos cómo lidiar con eso en este contexto tan particular como es la educación en cárcel y si es posible recuperar el aula, el vínculo pedagógico y pensar las prioridades en el marco de la pandemia”.

Cecilia Actis manifestó que “además de excepcionalidad podríamos hablar de decepcionalidad en este contexto” y enumeró las dificultades a las que se encuentran estudiantes y docentes: el material pedagógico no es el adecuado; el material específico llegó muy tarde y sólo llegó a algunas estudiantes; y lo más preocupante es que no se está garantizando el vínculo pedagógico. 

“Estamos ante el problema de cómo comunicarnos con nuestras estudiantes; cómo hacer las devoluciones, cómo generar el contacto. Lo más elemental que es el vínculo educativo no está. Hoy no lo tenemos”, puntualizó.

Andrea Massaroli, por su parte, compartió la experiencia con un grupo de docentes de la escuela en Devoto “al principio cada profesor hizo un material para su grupo de alumnos; luego pensamos en un material único y por asignatura e hicimos nuestro primer material y surgió el segundo problema vinculado con la producción siendo que los recursos son costeados por los docentes: articular con el personal de educación del SPF”.

Massaroli apreció que “en este contexto apareció el gran protagonista en la escuela que es el papel. Ese recurso tan mendigado. No estamos para socializar la miseria, tenemos que dar lo mejor, tanto adentro como afuera. No es adecuado recibir las sobras del sistema educativo». Refirió que «pensamos en materiales adecuados para estos estudiantes, para este contexto y coyuntura sabiendo que no iban a contar con el acompañamiento y apoyo de docentes ni el compartir de sus compañeros». «La realidad hoy es bastante incierta pero no sabemos quiénes están realizando los trabajos pero los materiales son esperados. Estos tiempos potencian el trabajo de construcción colectiva tan necesarios y que la escuela tiene que estar presente”, expresó,

Victor Catalano, a su turno, planteó “en el caso del CENS 471 pusimos en marcha un plan de continuidad pedagógica; decidimos sostener el vínculo a partir de material en papel y a través del mail. Utilizamos los cuadernillos de Nación y Provincia y pusimos eje en el mail, aunque no logramos llegar a la totalidad, y una figura de tutor o referente educativo de cada pabellón, lo cual nos facilita la llegada del material”.

Anticipó que “estamos trabajando en el diseño de una página en Facebook y hasta pudimos acceder al material trabajado” y destacó que “esta continuidad pedagógica es una construcción colectiva que involucra a varios actores”. 

En tanto, Susana Canavesi, manifestó “nuestros alumnos están privados de muchos derechos y esperamos volver a charlar sobre esto colectivamente y buscar alternativas”. Y relató que la escuela decidió trabajar con papel, se hicieron entrega de cuadernillos y se estableció un puente con la coordinación educativa en la unidad penitenciaria.

Se refirió a las incertidumbres y angustias de estudiantes y docentes “el no saber qué sucede, qué les pasa a los estudiantes con la tarea y cómo evaluar esos procesos” pero fundamentalmente “cómo hacer para saber cómo están” y repasó la importancia significativa del vínculo pedagógico. “Enamorarse es individualizar a alguien por los signos que emite”, expresó recordando a Deleuze y reflexiono que “en el campo de la pedagogía hablamos de un amor pedagógico y el gran vacío que tenemos hoy es la incertidumbre sobre si están llegando estos signos, si llegan a través del papel, las cartas, las notas que no sabemos si están llegando”. “Estamos generando una pedagogía de las condiciones” pero “el silencio del otro lado es tremendo”, expresó. 

A través del chat del canal de GESEC estuvieron realizando preguntas, reflexiones e intercambios, docentes y profesionales que trabajan temas relacionados a la educación en ámbitos de privación de la libertad de distintos lugares de la Provincia de Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba, Chubut, La Pampa, Santa Fe, Tierra del Fuego y Salta; también se conectaron personas interesadas de Chile, Uruguay, Paraguay, Perú y Colombia. 

En los próximos encuentros se abordará la educación universitaria en cárceles y el rol de la educación no formal y de las organizaciones sociales en los ámbitos de privación de libertad

Documento con el chat de intercambio: click aquí